Barrio República y Dieciocho

Estos barrios, que confluyen en un área de pasado distinguido, son símbolos de las transformaciones urbanas que experimentó la capital en el siglo XIX, a partir de las grandes fortunas generadas por la minería, la agricultura y la construcción, entre otras prósperas actividades económicas.

La fisonomía de este emplazamiento comenzó a transformarse con la construcción del Parque Cousiño, actual Parque O’Higgins, al sur de Santiago.  Esto obligó a  abrir nuevas calles para conectarlo con la Avenida Libertador Bernardo O’Higgins, lo que aceleró el desarrollo urbano del área y la conformación de un elegante barrio residencial exclusivo.

Fue allí donde acaudaladas familias construyeron sus residencias. Claro reflejo de esta realidad fue la edificación de los palacios Cousiño, Errázuriz e Irarrázaval, dotados de los primeros ascensores, sistemas de calefacción central y decoración interior, traídos desde el Viejo Continente. También se establecieron familias vinculadas al mundo castrense, atraídas por la presencia del Campo de Marte y la cercanía con la Escuela Militar, actual Museo Histórico Militar.

Las avenidas República, Dieciocho y Ejército son indicadores de la prosperidad económica de la época. Por ejemplo, República fue la primera avenida de la capital en contar con calles pavimentadas y casas iluminadas con energía eléctrica.

Actualmente, el corazón de esta área es conocida como Barrio Universitario, debido a las instituciones de educación que allí funcionan y en cuyas sedes estudian más de 100 mil alumnos. Es una presencia que ha consolidado al barrio  como un polo de convivencia urbana, cultural y educacional, otorgándole un sello de vitalidad y vigencia a las mismas calles donde, hace más de un siglo, se establecieron las más ricas familias santiaguinas.

Calle Dieciocho fue declarada Zona Típica en 1983 y Avenida  República en 1992.

Barrio Brasil

Es un imperdible barrio que destaca por el valor arquitectónico de sus inmuebles, su interesante propuesta cultural y amplia oferta de restaurantes especializados, bares y cafés.

Su historia no es muy distinta a otros barrios históricos de Santiago. Comienza a conformarse a fines del siglo XIX dentro del gran Barrio Yungay, cuando aristocráticas familias construyen sus enormes y fastuosas residencias en este emplazamiento, gracias al auge minero que vivía Chile por esos días.

El barrio debe su nombre a la avenida que lo cruza de norte a sur y que junto a la plaza fue inaugurada en homenaje al pueblo brasileño. Ello coincidió con la edificación de las primeras y hermosas casonas, cuyo diseño se encargó a los más destacados arquitectos de la época. Emblemáticas construcciones son el Edificio del Arzobispado o el Palacio Larraín, ambos edificados en las primeras décadas del siglo pasado.

Como punto central de este sector destaca la Plaza Brasil, un sitio de convergencia social y cultural con muestras permanentes de arte callejero, que conviven armónicamente con las familias residentes. Entre otros atractivos, destaca la Fundación Víctor Jara, donde hay una muestra permanente de este artista nacional, y los Juegos Federica Matta, 22 esculturas-juego que le otorgan color y dinamismo al corazón del barrio.

En las últimas décadas, este sector se ha posicionado como un importante polo gastronómico dentro de la ciudad, condición dada por los restaurantes,bares y cafés emplazados en las avenidas Brasil y Cumming, principalmente.

Al interior del barrio nace un área más pequeña, llamada Concha y Toro, cuyas hermosas casas de estilo europeo lo convierten en un encantador rincón de Santiago.

En el siglo XX, Brasil experimentó el éxodo de las familias adineradas hacia el sector oriente de la ciudad y las residencias fueron ocupadas por sectores medios o usados como locales comerciales.

Sin embargo, tanto la recuperación de palacios como la instalación de restaurantes de nivel internacional, cafés y hostales, ocurrida en los últimos años, ha significado el resurgimiento de todo este Barrio hasta emerger como un imperdible polo de atracción turística y patrimonial de la capital.

En 2009, Brasil fue declarado Zona Típica.

información extraída de www.santiagocapital.cl

El Barrio Concha y Toro se encuentra entre las calles Alameda, Erasmo Escala, Ricardo Cumming y Brasil en el sector poniente de la ciudad de Santiago de Chile. Se caracteriza por sus calles empedradas y antiguas mansiones que reflejan la elegancia y riqueza de principios del siglo XX. Su acceso es fácil ya que está a pasos de la Estación República del Metro y cuenta con movilización por el eje de Avenida Alameda.

Declarado barrio típico por sus fachadas neoclásicas, góticas, art deco y beaux arts.

Las viviendas, poseen todas una estilo ecléctico historicista y fueron diseñadas por los grandes arquitectos de la época entre los que se cuentan Larraín Bravo, González Cortés, Siegel, Alberto Álamos, Smith Solar, Machicao y Bianchi, logrando gran armonía, a pesar de las diferencias individuales (se recogen formas neo-góticas, neoclásicas, barrocas y académicas).

El objetivo fue reproducir un barrio europeo, de tal modo se construyó un barrio de calles cortas y curvas entre cruzadas entre sí con viviendas en fachada continua organizada en torno a la ex-plazoleta Du Pont (hoy de la Libertad de Prensa).

Remata el acceso al barrio desde la Alameda el Teatro Carrera, obra de 1927 de los arquitectos Gustavo Monckeberg y José Aracena, hoy monumento Nacional (D487 de 1989), cuya fachada principal –hacia Alameda- es una composición modernista con algunos elementos clásicos.

Información extraída de www.wikipedia.org

 

Para conocer nuestras habitaciones y valores, haga click aquí.